Nuevas masculinidades

Nos criamos en una sociedad patriarcal, que considera que los hombres deben tener el poder y mandar sobre las mujeres en la familia, en el trabajo y en la sociedad en general.
Este modelo nos impone “masculinidad hegemónica”, que desde niños nos inculca que los hombres deben ser fuertes, agresivos y dominantes. Nos advierte que no deben mostrar fragilidad, ni sentimientos. Y les carga la responsabilidad de ser proveedores, protectores, procreadores y autosuficientes.

También impone a las mujeres modelos de belleza y comportamiento, la delicadeza y sumisión, el mandato de la maternidad, las obligaciones en el hogar, etc. Se trata de construcciones culturales que es preciso deconstruir, desnaturalizar, en busca de la equidad de género.

Si bien hemos avanzado, el patriarcado sigue vigente y se refleja en el acceso al empleo, en las responsabilidades domésticas, en el cuidado de niñxs y ancianxs, entre otros. También en casos de violencia de género (física, psicológica, sexual, simbólica, económica) y femicidios.

Lo cierto es que la masculinidad patriarcal está en crisis, porque cada vez más hombres reniegan del papel de “machos” exitosos económica y sexualmente, que no pueden expresar emociones ni realizar determinadas tareas y profesiones por temor a ser considerados “menos hombres”. Y porque sus parejas exigen hombres que respeten sus derechos y necesidades, y que estén dispuestos a una distribución equitativa de responsabilidades.

Actividad 1

Te resulta complejo distinguir esos mandatos? Te invitamos a ver este corto, en clave de humor, en el que tres hombres revierten los mandatos de género, sufren en carne propia las problemáticas habituales de las mujeres y nos interpelan: “Si resulta ridículo en ellos, por qué lo vemos normal en ellas?”

 

Actividad 2

Veamos ahora si podemos detectar los estereotipos y mandatos que se reproducen en algunas publicidades Argentinas:

 

Es imposible pensar en erradicar la violencia hacia las mujeres sin involucrar y comprometer a los hombres. Este es el gran desafío:

  • Replanteemos los mandatos del patriarcado.
  • Construyamos y transmitamos nuevas masculinidades más ligadas a lo que realmente queremos ser, con valores equitativos e igualitarios.
  • Participemos de la crianza de lxs hijxs, educando en la igualdad.
  • Respetemos a las mujeres y contribuyamos a su desarrollo.
  • Acordemos una distribución equitativa del trabajo en el hogar.
  • No utilicemos la fuerza para resolver conflictos, ni seamos testigos pasivos ante situaciones de violencia.

Actividad 3

Para trabajar en el aula o en grupos, y demostrar que los roles de género son construcciones sociales, en el pizarrón o un papel grande realizar un cuadro de 2 columnas donde se irán anotando las características para los hombres y mujeres “ideales” en la época de sus abuelos.
Luego, discutamos cuáles de esas características se mantienen, cuáles no y por qué. Y analicemos si tienen un fundamento biológico.

Material sugerido: Libro “Masculinidades Plurales”